¡Qué alegría veros aquí!

Bienvenidos al blog del libro de Marta. En este espacio queremos informaros de todo lo que gira alrededor de este libro tan especial para nosotros. Para que podáis vivirlo tan de cerca como nosotros. También para resolver las dudas que os hayan surgido acerca de él.

Ante todo queremos agradecer la colaboración de todas las personas que lo han hecho posible, compartiendo sus cartas y, con ellas, parte de su intimidad.

¡¡Hemos llegado a los 160 comentarios!!

Estamos muy alagados y agradecidos de la acogida que esta teniendo el Libro de Marta, pese a que ya casi no esta en las librerías y es más difícil conseguirlo seguís descubriéndolo y recomendándolo. Nos reconforta leeros y ver que sigue vivo el blog, el libro y más importante el mensaje de Marta. Que la seguís descubriendo y la hacéis parte de vosotros, la hacéis vuestra... infinitas Martas (como decía ella). Cada comentario que escribís significa muchísimo para nosotros. Millones de gracias.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias a vosotros por compartir un legado tan personal con nosotros. Gracias

Anónimo dijo...

Espero que podais editar más ejemplares del legado de Marta pues es un libro que no importa el tiempo que pase, siempre emocionará y no dejará indiferente a nadie.

De todas formas yo creo que el "boca a boca" está funcionando y yo ya he prestado mi ejemplar varias veces.

Un beso,
Ana

Anónimo dijo...

Ha sido maravilloso y mágico leer el libro, sentirse atrapado por él y devorarlo en tres días. Gracias a Marta por su vida y gracias a los que han hecho posible que la compartamos los demás.

Rafa

magenta dijo...

El 13 de mayo del año pasado me senté a leer, como cada domingo desde hace muchísimo tiempo, El País.
Página a página, llegué hasta una historia que me emocionó profundamente. Como cabecera se veía a una chica de rizos desordenados y gesto amable que poco más abajo, puede que el mismo día, posaba junto al mar. Ella era Marta.
Leí todo el artículo y no pude evita la emoción de reconocer en sus palabras a alguien que no escribía buscando la gloria eterna, sino que escribía sobre las cosas cotidianas con el corazón, desgranando cariño hacia las personas que tuvo cerca o reflexionando sobre el tiempo que se va.
Cogí la tijera y recorté las dos hojas del reportaje. Lo doblé con cuidado y lo guardé en una carpeta llena de pequeñas cosas; sí, esas pequeñas cosas que ella también apreciaba.
Hoy, en plena mudanza, encontré las hojas y las leí... fue como reencontrar a una amiga que hace tiempo que no ves.
Por curiosidad entré a ver si aún existía este trozo de ella y, como es evidente, no pude resistir la tentación de dejar un comentario.
Un beso a los que nos acercáis a ella desde este blog.

Bohemia dijo...

El libro llegó a mis manos por casualidad, tuve suerte, estaba en el lugar adecuado en el momento justo y debo decir que me ha encantado...Me he sentido durante su lectura muy cerca de Marta y de todo su universo, de sus amigos, su familia. Creo que es un libro bellísimo, muy humano...me encantó!
Es por ello que una vez concluido he buscado información por la red y he llegado aquí, fascinada de que exista este blog. He publicado un post sobre el libro en el mío.

Un abrazo grande y un GRACIAS infinito...

Victoria dijo...

Gracias por todo.

Me gustaría escribiros tantas cosas aquí, pero no puedo, la emoción puede conmigo.

Me recomendó el libro un profesor que he tenido en el Instituto de Aguilar de Campoo y me dijo léelo, yo me sentía un poco mal en esos momentos y de veras, conocer a Marta me ha ayudado muchísimo. Yo también escribo, no tan bien como ella pero os dejo un enlace a mi blog http://victoriadiaz-alar.spaces.live.com/

De veras muchas gracias por habernos hecho un regalo tan grande como ha sido la posibilidad de conocerla.

Besos

Vicky

ROSALMOR dijo...

Un espacio como éste es un oasis en medio del desierto,llegue a él navegando entre blogs y casualmente se me ha otorgado un reconocimiento que debo compartir por lo que de la manera más atenta y humilde espero que lo acepten,precisamente por la calidéz del pensamiento de esta valiente mujer.Si es así, esta colgadoen mi blog. Un abrazo desde México.

Nicolas dijo...

Yo llegué al libro a traves del blog de bohemia, en seguida fuí a comprarlo y ya desde las primeras paginas quedé enganchando a él. entré en su mundo en el de sus amistades, sus sentimientos, tan identificado me encuentro con ellos, que de alguna manera ha pasado a ser parte de lo que siento y vivo. es como si leyeras a una persona que conoces de hace tiempo que la sientes cercana, ries con ella, lloras con ella...

Gracias por compartir algo tan hermoso como es sentir la vida a su manera.

Anónimo dijo...

Compré el libro el junio pasado de casualidad,lo ví y algo me gustó en él.
Soy de Bueu. Esa noche al empezar a leerlo casi me da un vuelco cuando descubrí que la protagonista de aquellas paginas había veraneado en mi pueblo.
Me encantó.
Hace una semana le detectaron un tumor linfático a una amiga.Tiene 20 años y le han dicho que se va a curar porque están a tiempo. Todo esto después de pasar un año entero de medico en medico sin que nadie le diera una respuesta concreta...
Hoy me he vuelto a acordar del libro y he descubierto este blog.
Entonces puede que lo de aquella tarde no fuera una casualidad...
GRACIAS

Nicolas dijo...

hola

me estoy releyendo el libro, cada vez se descubren nuevas cosas detras de sus letras..

pag. 119
que la vida te vista de suerte, que te acuerdes de mi de vez en cuando y así pueda estar un ratito allí....

Anónimo dijo...

La gente tímida como yo nos sentimos a veces solos en nuestra forma de ver la vida. Gracias a Marta ahora sé que no estoy tan solo. Gracias a sus familiares y amigos por compartir ésto con nosotros. Gracias Marta.

Mariana dijo...

Soy de Ushuaia, Tierra del Fuego, Argentina. Estoy de vacaciones en Buenos Aires, anoche fuimos al teatro y luego caminamos un rato (con mi esposo y mi dos hijos), entramos a una librería de "saldos y usados" y casi mágicamente me topé con este hermoso regalo... el relato cálido de una valiente mujer. Gracias!!!! Veo que los últimos comentarios son del 2008 pero no pude resistir escribir mi comentario.

* Esta foto...

...es de un sitio maravilloso entre los acantilados del mar Cantábrico y las montañas de Asturias, que tanto quería Marta. Pintamos tres piedras con los colores rojo, azul y amarillo, y las dejamos allí la mañana en la que esparcimos sus cenizas.

La idea del libro

La idea del libro, indirectamente, fue de Marta. Ella comenzó a dictar, en el hospital, lo que iba a ser una novela más o menos autobiografica. Solo le dio tiempo a dictar el principio a su madre, y el final, a su novio. El resto lo dejó incompleto... o eso pensamos al principio, hasta que después de que surgiera la idea de juntar sus cartas, emails y sus diarios nos diéramos cuenta que ya había narrado poco a poco, la totalidad de su vida. Al principio sólo queríamos editar unos cuantos ejemplares para la familia y amigos, para poder conservar su memoria y así recordarla en toda su esencia. Lo que en ningún momento se nos pasó por la cabeza fue que nos íbamos a encontrar un libro que teníamos que compartir. Y éste es el resultado.

El porqué del título del libro

“Una piedra roja, una piedra azul, una piedra amarilla” es la frase con la que Marta había pensado terminar un relato sobre su vida. Estas palabras tienen sentido a través de una anécdota que su amiga Jara nos contó algún tiempo después de que Marta nos dejara. En unas vacaciones que compartieron en la playa de Lagos (Bueu), se divertían observando las figuras que las piedrecillas de colores formaban al adherirse a su piel. Para Marta esto era una metáfora de cuánto nos puede hacer disfrutar algo tan sencillo, que como tantas otras cosas en la vida, pasan fácilmente inadvertidas. Esto es lo que, en definitiva, intenta transmitir el libro: una oda a las pequeñas cosas.

(la foto es de las sandalias de Marta en la playa de Lagos)

Las palabras de:

JOSÉ SARAMAGO

Estas páginas son un retrato moral. Publicarlas es el mejor homenaje que se le puede rendir a ese ser humano realmente excepcional, realmente extraordinario, que se llama Marta Pérez Martín. A alguien que ha callado para siempre, este libro le ha restituido la voz, y no solo la voz, también una otra forma de presencia, una memoria activa, casi una respiración. La mujer que escribió estas cartas no era una persona común. No llegué a conocerla en vida, la conozco ahora. Sé que volveré a leer lo que Marta escribió durante su enfermedad: pocas son las veces que nos encontramos ante un ejemplo tan cabal de valentía y de dignidad.

JOSÉ LUIS SAMPEDRO

Marta vivió con prisa para vivir mucho y ardió en una llama que sigue iluminándonos. Entre miedos y audacias avanzó sonriendo imperturbable, conquistando altas cumbres y afectos verdaderos. Siguió sonriendo mientras el dios de sus amadas montañas se la llevaba más allá de las cumbres.

ANDRÉS TRAPIELLO

Decía Cervantes: “lo que se sabe sentir, se sabe decir”, y sentido y vivido está este libro como pocos. Todo su misterio es la naturalidad con que está escrito. Su naturalidad y su fe en la vida. O sea, su hondísima alegría.

ALFREDO CONDE

Ayer por la noche comencé a leer el Diario de Marta y conmocionado por su lectura dormí soñando con él. El texto descubre a un ser humano excepcional. Por los valores que transmite, entre ellos el literario, debéis editarlo, debéis editarlo para más gente que para vosotros.