¡Qué alegría veros aquí!

Bienvenidos al blog del libro de Marta. En este espacio queremos informaros de todo lo que gira alrededor de este libro tan especial para nosotros. Para que podáis vivirlo tan de cerca como nosotros. También para resolver las dudas que os hayan surgido acerca de él.

Ante todo queremos agradecer la colaboración de todas las personas que lo han hecho posible, compartiendo sus cartas y, con ellas, parte de su intimidad.

Un año ya

Este mes se cumple el primer aniversario del libro de Marta: Ya casi doscientas personas han querido mostrar sus sentimientos hacia ella en este blog y hacernos partícipes de su experiencia con el libro, y compartir sus palabras y sus vivencias, que nos han hecho crecer a quienes la conocimos antes o después. Muchos lectores cuentan en otros blogs, asociaciones, webs y foros de estudiantes, literatura, música y hasta ¡¡foros de buceo!! lo mucho que ha significado y significa Marta en sus vidas... Reseñas en bibliotecas, librerías, además de comentarios que siguen apareciendo en otros blogs que hacen referencia al libro. Ojalá conociéramos a todos y cada uno de ellos, aquí intentaremos teneros presentes a todos: Cristina Divina, Pérez Andrés, Juan, Debohemia, Diana Hue, Adriano y otros que refieren a Marta en el blog de Juan Luis Recio...
Gracias por compartirla.

10 comentarios:

Vane dijo...

¡Hola!
¡Que alegría encontrar un eco!
Creo que lo mejor es explicaros como ha llegado este libro a mis manos: en Febrero le diagnosticaron cáncer a mi tía, y yo, que vivo en el extranjero, lo he pasado un poco mal por no poder estar siempre donde creía que me necesitaban más. Le conté esto a una buena amiga que también se llama Marta, es de Las Rozas, y ingeniera de Montes (yo también hice Montes) y me contó que estaba pasando exactamente por lo mismo. Y me recomendó el libro.
Yo entonces me hice la sorda, me imagino que porque me parecía que nadie podría entender lo que me pasaba, y menos en un libro. Creo también que no quería leer algo de alguien que ya no estaba aquí con nosotros porque me aferraba a la esperanza de que mi tía fuera a salir adelante.
Ya hace más de un mes que mi tía no está aquí tampoco, y me parece que todavía no soy capaz de dejar que las cosas vuelvan a la normalidad. A lo mejor es porque ya no serán normales nunca más… La semana pasada fue mi cumpleaños, y vino Marta (mi Marta) y me trajo bajo el brazo a vuestra Marta, su libro. Leerlo ha sido como despertar de un sueño y volver a ser yo. Muchas gracias por juntarlo todo, por dejarnos leerlo a todos esos que nunca conocimos a Marta (aunque me da que si nuestros caminos no se cruzaron fue por purita casualidad dado nuestro mutuo interés en pinos, Montes, Sudamérica, las Montañas (en especial Ordesa), y tantas otras cosas).
Gracias otra vez, y gracias a Marta por ser y haber vivido.
Besos

Miguel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Miguel dijo...

Hola a todas:

Me llamo Miguel Pérez, y supe de este libro a través de Internet y lo pedí para leerlo, es impresionante.
Quería dar las gracias a todos los que habéis hecho posible que este precioso libro haya salido a la luz, y muy especialmente al padre de Marta. En este libro, Marta, nos da a todos una lección magistral de lo que es la vida y de cómo se debe de vivir. Después de leer el libro hay un antes y un después. Creo que es de los mejores libros que he leído hasta la fecha, y son bastantes los que llevo ya leídos. Hay que ser una gran persona para tener esa entereza y saber dejar está vida con la grandeza que ella lo ha sabido hacer (aunque para todos los que de alguna forma la hemos conocido sigue en nuestro corazón).
Ojalá exista el paraíso, porque seguro que Marta estará allí.

Un saludo para tod@s

http://perrillosbuscandohogar.blogspot.com/

jose antonio dijo...

Estoy leyendo el libro, actualmente voy por el año 2002, en que Marta escribe tan preciosas cartas de amor a Manuel, y la vida les sonríe.
Tengo 5 años más de los que tiene Marta. hablo de ella en presente, porque gracias a la generosidad de sus padres y amigos, han querido compartirla con muchos de nosotros, que por otros amigos hemos llegado a descubrir este libro maravilloso.
He pasado más de un año, antes de conocer este libro subiendo a diario por trabajo a Aguilar de Campoo desde Santander.Ahora ya no tengo que hacerlo, pero si tuviese que ir cambiaría radicalmente mi visión del pueblo desde que sé que ella estuvo allí.
Fue una suerte para los que la conocieron. Nosotros, que solo la hemos leído no tenemos tanta.
Sólo nos queda confiar en poder encontrarla algún día y decirle a la cara lo que ella ya sabe: que nos parece una gran persona con un enorme corazón.

jose antonio dijo...

y que es facilísimo llegar aquererla sin conocerla, donde esté

Horror Chileno dijo...

definitivamente hay muchas Martas... escribo desde chile... el libro me ha quitado el sueño...

Es francamente de las cosas mas hermozas que han llegado a mis manos.

J.

Levitra dijo...

Me parecio una lectura muy buena y la disfrute mucho me gustaria leer mas de tus trabajos.

Order Cialis dijo...

Es una lectura muy interesante la disfrute mucho y me gustaria conocer mas de tus escritos.

flor dijo...

Hola!
Conocí a Marta hace ya tiempo. La verdad es que llamó mi atención la fotografía de la portada en una de esas macrolibrerías donde pasas el tiempo buscando algún libro que te llame. Y Marta me llamó.Leí la contraportada y decidí que ése era el libro que me llevaría.
Y conocí a Marta y a los suyos y me pareció increíble que alguien pudiera poner por escrito tanto optimismo, tanta gana de vivir...Me sentí muy cercana a ella, porque me gusta muchísimo escribir, porque me encantan las cartas- en el formato que sean-, porque analizo todas y cada una de las pequeñas cosas disfrutando con ellas, saboreándolas, porque como Marta me niego a perder la curiosidad.
Debido a la horrible costumbre que tengo de recomendar y prestar libros que me han llegado al alma y no apuntar a quién se los dejo ( y mi memoria deja bastante que desear)he perdido mi libro de Marta.
Y buscando la editorial de nuevo y el título exacto, porque para mí era "El libro de Marta" di con este blog. Y he decidido felicitar a su familia por tenerla, porque han disfrutado de ella y claramente, ha conseguido transmitirles parte de su espíritu.
Este año he decidido pedir de nuevo a los Reyes Magos un libro de Marta, porque hay libros que deben estar con nosotros, no sé si en la mesita de noche, pero sí lo suficientemente cerca como para volver a sus páginas cuando sea necesario . Y la alegría de vivir de Marta yo quiero tenerla muy cerca.
Gracias.

Anónimo dijo...

Compré el libro antes de realizar mi primer viaje sola. Las cosas no habían ido muy bien para mí ese año, o al menos así lo sentía yo. Marta me acompañó todo el viaje, y ha seguido conmigo desde entonces. Me ayuda a pensar en lo bonito del mundo y a pensar siempre en positivo. De vez en cuando vuelvo a abrir el libro por alguna página al azar a ver qué me dice...siempre siento que ella está de algún modo conmigo, pese a no habernos conocido. Gracias por el maravilloso libro.

* Esta foto...

...es de un sitio maravilloso entre los acantilados del mar Cantábrico y las montañas de Asturias, que tanto quería Marta. Pintamos tres piedras con los colores rojo, azul y amarillo, y las dejamos allí la mañana en la que esparcimos sus cenizas.

La idea del libro

La idea del libro, indirectamente, fue de Marta. Ella comenzó a dictar, en el hospital, lo que iba a ser una novela más o menos autobiografica. Solo le dio tiempo a dictar el principio a su madre, y el final, a su novio. El resto lo dejó incompleto... o eso pensamos al principio, hasta que después de que surgiera la idea de juntar sus cartas, emails y sus diarios nos diéramos cuenta que ya había narrado poco a poco, la totalidad de su vida. Al principio sólo queríamos editar unos cuantos ejemplares para la familia y amigos, para poder conservar su memoria y así recordarla en toda su esencia. Lo que en ningún momento se nos pasó por la cabeza fue que nos íbamos a encontrar un libro que teníamos que compartir. Y éste es el resultado.

El porqué del título del libro

“Una piedra roja, una piedra azul, una piedra amarilla” es la frase con la que Marta había pensado terminar un relato sobre su vida. Estas palabras tienen sentido a través de una anécdota que su amiga Jara nos contó algún tiempo después de que Marta nos dejara. En unas vacaciones que compartieron en la playa de Lagos (Bueu), se divertían observando las figuras que las piedrecillas de colores formaban al adherirse a su piel. Para Marta esto era una metáfora de cuánto nos puede hacer disfrutar algo tan sencillo, que como tantas otras cosas en la vida, pasan fácilmente inadvertidas. Esto es lo que, en definitiva, intenta transmitir el libro: una oda a las pequeñas cosas.

(la foto es de las sandalias de Marta en la playa de Lagos)

Las palabras de:

JOSÉ SARAMAGO

Estas páginas son un retrato moral. Publicarlas es el mejor homenaje que se le puede rendir a ese ser humano realmente excepcional, realmente extraordinario, que se llama Marta Pérez Martín. A alguien que ha callado para siempre, este libro le ha restituido la voz, y no solo la voz, también una otra forma de presencia, una memoria activa, casi una respiración. La mujer que escribió estas cartas no era una persona común. No llegué a conocerla en vida, la conozco ahora. Sé que volveré a leer lo que Marta escribió durante su enfermedad: pocas son las veces que nos encontramos ante un ejemplo tan cabal de valentía y de dignidad.

JOSÉ LUIS SAMPEDRO

Marta vivió con prisa para vivir mucho y ardió en una llama que sigue iluminándonos. Entre miedos y audacias avanzó sonriendo imperturbable, conquistando altas cumbres y afectos verdaderos. Siguió sonriendo mientras el dios de sus amadas montañas se la llevaba más allá de las cumbres.

ANDRÉS TRAPIELLO

Decía Cervantes: “lo que se sabe sentir, se sabe decir”, y sentido y vivido está este libro como pocos. Todo su misterio es la naturalidad con que está escrito. Su naturalidad y su fe en la vida. O sea, su hondísima alegría.

ALFREDO CONDE

Ayer por la noche comencé a leer el Diario de Marta y conmocionado por su lectura dormí soñando con él. El texto descubre a un ser humano excepcional. Por los valores que transmite, entre ellos el literario, debéis editarlo, debéis editarlo para más gente que para vosotros.