¡Qué alegría veros aquí!

Bienvenidos al blog del libro de Marta. En este espacio queremos informaros de todo lo que gira alrededor de este libro tan especial para nosotros. Para que podáis vivirlo tan de cerca como nosotros. También para resolver las dudas que os hayan surgido acerca de él.

Ante todo queremos agradecer la colaboración de todas las personas que lo han hecho posible, compartiendo sus cartas y, con ellas, parte de su intimidad.

La pista del libro

Hace mucho que no sabemos si seguís encontrando el libro en librerías o si ha caído en vuestras manos recomendado por alguien, prestado, regalado o como sea. Nos gustaría mucho que nos contarais la historia de como lo descubristeis. Sobre todo la gente que lo ha encontrado recientemente.


Muchas gracias a todos

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Compré el libro en la Casa del Libro de la calle Orense, hace un més. Estoy a punto de terminar, lo leo en el tren, de camino a Tres Cantos y hoy ha sido especialmente duro. Lo encontré por casualidad, hojeando la página Web de RBA, me gusta leer. Es un testimonio de humanidad, muchas veces y cada vez más tiendo a perder la esperanza en la gente. La vida de Marta me obliga a cambiar y a ser mejor persona. Muchas gracias por haberla compartido con todos los que hemos querido leerla. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Encontré este libro por casualidad en la biblioteca municipal Buenavista , en Madrid. Creo que me buscó el a mí, estaba colocado en biografias, yo no tenia pensado mirar en esa zona, pero al pasar eché un vistazo y creo que fue el título, que me parece precioso,lo que me enganchó. Gracias por publicarlo.Lo compraré para releerlo mas despacio y guardarlo.

Rebeca dijo...

Yo hace tiempo que descubrí este magnífico libro...
Mi madre me lo puso en las manos diciéndome que podía leer una vida entera y aprender cuánto había que luchar por ella.
Me sentí muy identificada con Marta en muchísimas cosas... esa pasión por escribir cartas, el asombro que nos producen las cosas más pequeñas, ese eterno sentimiento de sentirse medio palentina...
En las calles de Aguilar de Campoo, como en otros muchos lugares, siempre quedará su esencia.

Este libro no sólo hace sentir identificadas a las mujeres de treinta años, sino a futuras generaciones de mujeres que estamos dispuestas a luchar con la vida.

Tengo que releer el libro.
Gracias Marta.

Adri dijo...

Hola a todos.

Compré este libro en el 2007; soy enfermera y en aquel momento trabajaba con enfermos palitivos. Quiero creer que el libro de Marta llegó a mí, así como a través de él "El Hombre en Busca de Sentido". Marta tocó mi vida, me he identificado con ella, por edad, por forma de ser, porque también adoro pasear a mi perra...
Hoy lo he retomado porque estoy sumergida en un curso sobre la muerte, tan constante en mi profesión, y me he emocionado mucho. Marta me ha enseñado a vivir con sus letras.
Les envío todo el cariño del mundo desde Cantabria

Anónimo dijo...

Hola a todos
LO compre cuando salio y este verano he tenido la necesidad de reerlo de nuevo y de nuevo mi emoción y mis lagrimas han nublado mis ojos. Que cerca siento a Marta,Martona, Martita.Me gustaria daros a todos,padres, María,Lucia, Froilan,Elisa, alejandro, MANUEL, jara....un gran beso y deciros que La Martona estará siempre con vosotrsos. PILAR

Barbis dijo...

Ayer.. tirando de un hilo .. aunque parezca increíble...descubrí que yo había conocido a Marta. Soy ingeniera de montes. Entré en la web de la Escuela y vi que Peridis era ingeniero de montes de honor. Entonces recordé lo del libro... y que ya en su día pensé en comprarlo... por alguna razón lo había olvidado. Decidí en ese momento que tenía que leerlo. Además no me quitaba a Marta de la cabeza, y el hecho de ser más o menos de la misma edad y haber estudiado lo mismo... teníamos que haber coincidido. No me aparecía en la relación de ingenieros de montes, y luego tenía una solo de los colegiados.. aún así no desistí. Seguí mirando en internet. Leo que le gustaba Asturias y que ahí encontró su paz. También que era ingeniera forestal antes que de montes. Busco una foto suya. Una cara que me suena de algo... Y de pronto todo encaja fácilmente. En 1994 estuve en un campo de trabajo del FAPAS en Ponga, en Asturias. Miro el álbum de fotos de entonces, tan lejano ya. Había otras chicas que estudiaban forestales. Clara, Patricia... y Marta. ..es ella, se parece, creo que es ella.
Busco (y lo encuentro!!) el papel con las direcciones y teléfonos, la fotocopia que nos dimos en aquel tiempo sin email y ni facebook ni móviles. Y allí está, escrito su nombre de su puño y letra: Marta Pérez Martín. Recuerdo que le gustaba viajar, que era alegre... que hizo diapositivas en lugar de fotos en papel porque se veían mejor. Luego quedamos un día para ver la proyección. Y ahora resulta que es ella. Ella, la chica del libro, a la que conocí.. y que ya no está sin yo saberlo... Su libro me está esperando y me llama, estoy deseando leerlo.. y conocerla mejor. A modo también de recuerdo y homenaje. Espero poder compartirlo con vosotros. Bárbara

Barbis dijo...

Por fin he conseguido el libro de Marta. Lo intenté primero a través de la fnac.es y tardaban muchísimo.. , no me lo llegaron a mandar. Finalmete ví que en amazon.es quedaba uno en stock.. y adjudicado! Sus páginas me esperan...

Manuel dijo...

Por la luz y el misterio de las catedrales accedí a este hermoso libro, leído en pocas horas casi en la navidad de 2012, seis años después de que finalizara la historia de Marta. La hermosa sencillez y naturalidad de su escritura creo que hará que su historia siga adelante… y presente. Al descubrir hoy este blog me reafirmo en lo que pensé nada más terminar de leerlo.
Quiero hablar, además, y destacar del trabajo de armar el libro. Aunque la historia estuviera ahí, recuperar, ordenar y soplar para que adquiriera vida es un trabajo que en el fondo conlleva otra novela… Me pongo en el lugar de quien abordó el trabajo y el estremecimiento es doble al pensar en lo que significa armar la vida, de nuevo, de una hija a quien acabas de perder. Una bella, bellísima historia… que mezclada con Madrid, con Asturias, con los colores de la arena de Bueu, donde también estuve con mi mujer e hijas… todo me parece mucho más cercano. GRACIAS por acercarme este libro José María y por dejarme conocer a Marta.

Anónimo dijo...

Lo encontré en la Biblioteca,me queda poco para terminar,y me siento tan,pero tan identificada...lo único que yo no he tenido esa vida,la que me gustaría para mí,los mismos gustos,sueños;la misma necesidad de viajar,de...no sé,me reconozco,pero sin su suerte.Lo único malo es que tuvo una vida ddemasiado corta.

Trini dijo...

En julio de 2014, es decir apenas un mes y medio, fui a la biblioteca y me llamó la atención el título del libro, muchas veces me dejo guiar por los títulos o por lo que me sugiere el tenerlo en las manos en ese momento.No había oído hablar de él, escucho a Peridis de vez en cuando en la radio, me gusta escucharlo, me transmite serenidad, sabiduría,ganas de aprender... cuando leí la contraportada y vi que era un libro escrito por su hija a base de cartas y emails, no lo dudé, y me lo llevé a casa, y tuve a Marta como a una amiga que me contaba las cosas que le iban pasando,sus dudas, sus viajes, sus tristezas, sus amores y desengaños, sus ganas de vivir, decir que he llorado también y he pensado en su familia, es una gran tristeza perder a un ser querido y aún más cuando era tan joven.Pero fue un honor leer todos esos textos tan íntimos.Gracias por compartirlos.Decir que hablaré de este libro en un programa de radio, mi humilde opinión por supuesto, no me dedico a la critica literaria.Saludos.

Sil dijo...

Hola, Encontré el libro en una mesa en la ciudad de Miramar, Argentina...

Un placer leer esas cartas, compartir esa vida, reir, emocionarme, sentirme identificada ( amo viajar tanto como lo amaba Martita)

Gracias a todos los que nos permitieron conocer a Marta y especialmente a Marta que nos hace pensar, sentir, latir, sonreir.

Francis Centeno Zafora dijo...

Mi mejor amiga me lo regalo por navidad, realmente me sorprendió bastante y a las pocas páginas de haber leído el libro me cautivó. (: super recomendable y me sentí muy muy muuuy familiarizada con Marta. Gracias por las cartas y memorias.

psdt.Justo ahora voy por la página 289

Adriana Rodriguez dijo...

Encontré el libro, el 31 de diciembre de 2014, en una librería en Mendoza, Argentina... Me intrigó. Empecé a leerlo y no pude parar... Por momentos Marta fue una amiga, otras fue mi hermana, y otros era la voz de mi conciencia... Al final cualquier mujer podría ser Marta... El libro nos reúne a todas y nos enfrenta a lo inevitable, la amistad, la soledad, el amor, la muerte... Marta nos dice que siempre es posible sacar lo mejor de las personas y nos recuerda lo valioso de la vida... Este libro es la forma que Marta encontró para seguir viajando por el mundo y hacer amigos... Si la vida después de la muerte existe... Marta no morirá jamás. Voy a recomendar este libro eternamente... Abrazo gigante a las personas que disfrutaron de Marta y la extrañan tanto como yo a partir de esta noche.

Adriana Rodriguez dijo...

Encontré el libro, el 31 de diciembre de 2014, en una librería en Mendoza, Argentina... Me intrigó. Empecé a leerlo y no pude parar... Por momentos Marta fue una amiga, otras fue mi hermana, y otros era la voz de mi conciencia... Al final cualquier mujer podría ser Marta... El libro nos reúne a todas y nos enfrenta a lo inevitable, la amistad, la soledad, el amor, la muerte... Marta nos dice que siempre es posible sacar lo mejor de las personas y nos recuerda lo valioso de la vida... Este libro es la forma que Marta encontró para seguir viajando por el mundo y hacer amigos... Si la vida después de la muerte existe... Marta no morirá jamás. Voy a recomendar este libro eternamente... Abrazo gigante a las personas que disfrutaron de Marta y la extrañan tanto como yo a partir de esta noche.

Juan Luis medina. Tampere dijo...

Marta, no me he olvidado de ti. Tu tránsito coincidió con el de mi hijo Juan Luis y había una coincidencia espléndida en vuestra trayectoria vital. La de ser unas grandes personas por encima de todo, con independencia de la formación intelectual.Un abrazo eterno.

Marisagv García dijo...

Yo me leí el libro más o menos hace ocho años. Tengo la gran suerte de que mi padre,uno de los carpinteros que sale, lo tiene dedicado y firmado por Peridis.
Es un libro muy bonito con mucha luz.
Me alegro que se siga comprando y leyendo. Es muy recomendable.

* Esta foto...

...es de un sitio maravilloso entre los acantilados del mar Cantábrico y las montañas de Asturias, que tanto quería Marta. Pintamos tres piedras con los colores rojo, azul y amarillo, y las dejamos allí la mañana en la que esparcimos sus cenizas.

La idea del libro

La idea del libro, indirectamente, fue de Marta. Ella comenzó a dictar, en el hospital, lo que iba a ser una novela más o menos autobiografica. Solo le dio tiempo a dictar el principio a su madre, y el final, a su novio. El resto lo dejó incompleto... o eso pensamos al principio, hasta que después de que surgiera la idea de juntar sus cartas, emails y sus diarios nos diéramos cuenta que ya había narrado poco a poco, la totalidad de su vida. Al principio sólo queríamos editar unos cuantos ejemplares para la familia y amigos, para poder conservar su memoria y así recordarla en toda su esencia. Lo que en ningún momento se nos pasó por la cabeza fue que nos íbamos a encontrar un libro que teníamos que compartir. Y éste es el resultado.

El porqué del título del libro

“Una piedra roja, una piedra azul, una piedra amarilla” es la frase con la que Marta había pensado terminar un relato sobre su vida. Estas palabras tienen sentido a través de una anécdota que su amiga Jara nos contó algún tiempo después de que Marta nos dejara. En unas vacaciones que compartieron en la playa de Lagos (Bueu), se divertían observando las figuras que las piedrecillas de colores formaban al adherirse a su piel. Para Marta esto era una metáfora de cuánto nos puede hacer disfrutar algo tan sencillo, que como tantas otras cosas en la vida, pasan fácilmente inadvertidas. Esto es lo que, en definitiva, intenta transmitir el libro: una oda a las pequeñas cosas.

(la foto es de las sandalias de Marta en la playa de Lagos)

Las palabras de:

JOSÉ SARAMAGO

Estas páginas son un retrato moral. Publicarlas es el mejor homenaje que se le puede rendir a ese ser humano realmente excepcional, realmente extraordinario, que se llama Marta Pérez Martín. A alguien que ha callado para siempre, este libro le ha restituido la voz, y no solo la voz, también una otra forma de presencia, una memoria activa, casi una respiración. La mujer que escribió estas cartas no era una persona común. No llegué a conocerla en vida, la conozco ahora. Sé que volveré a leer lo que Marta escribió durante su enfermedad: pocas son las veces que nos encontramos ante un ejemplo tan cabal de valentía y de dignidad.

JOSÉ LUIS SAMPEDRO

Marta vivió con prisa para vivir mucho y ardió en una llama que sigue iluminándonos. Entre miedos y audacias avanzó sonriendo imperturbable, conquistando altas cumbres y afectos verdaderos. Siguió sonriendo mientras el dios de sus amadas montañas se la llevaba más allá de las cumbres.

ANDRÉS TRAPIELLO

Decía Cervantes: “lo que se sabe sentir, se sabe decir”, y sentido y vivido está este libro como pocos. Todo su misterio es la naturalidad con que está escrito. Su naturalidad y su fe en la vida. O sea, su hondísima alegría.

ALFREDO CONDE

Ayer por la noche comencé a leer el Diario de Marta y conmocionado por su lectura dormí soñando con él. El texto descubre a un ser humano excepcional. Por los valores que transmite, entre ellos el literario, debéis editarlo, debéis editarlo para más gente que para vosotros.