¡Qué alegría veros aquí!

Bienvenidos al blog del libro de Marta. En este espacio queremos informaros de todo lo que gira alrededor de este libro tan especial para nosotros. Para que podáis vivirlo tan de cerca como nosotros. También para resolver las dudas que os hayan surgido acerca de él.

Ante todo queremos agradecer la colaboración de todas las personas que lo han hecho posible, compartiendo sus cartas y, con ellas, parte de su intimidad.

¿Cómo has conocido el libro?

Ahora que ya ha salido el libro a la venta, nos gustaría seguir su trayectoria. Si pudierais contarnos como habéis conocido el libro y donde lo habéis conseguido, estaríamos muy agradecidos. Y por supuesto, si queréis, vuestras sensaciones sobre él. Es como haber enseñado a andar a un niño y querer saber hasta donde llega. ¡¡¡Saludos a todos lo que entráis en este blog!!! por cierto, ¿como lo habéis encontrado?

52 comentarios:

Carmelo Criado dijo...

He conocido la noticia sobre el libro por el diario "El País". Vivo en Chicago desde marzo pasado. Las cartas, todas, son conmovedoras y su valor principal la sinceridad y la limpieza literaria. Hubiera podido dedicarse a la dura profesión de esribir.
La carta que más me ha impactado es la de agosto de 1994, por obvias razones de mi proximidad al tio Jesús.
Guardo unas imágenes de Marta, fugaces como ha resultado su vida, tomadas en la boda de mi hija Cari. Ahora tienen para mi un inmenso valor. Hermosa idea la de hacer este libro.

Miriam dijo...

Mi chico me dio el recorte de El pais,"leelo cuando te agarre la melancolía", como todo lo bueno lo fui reservando, hasta hoy. Es lo más conmovedor que he leido en mucho tiempo,me ha gustado mucho,la honestidad, el amor, las ganas de seguir, la aceptación del adios.
Os felicito por la idea y os envidio por haber podido conocer a Marta.
Un abrazo

Cyrano dijo...

Por una serie de casualidades:fui a trabajar un domingo por la mañana (normalmente de L a V)tomando café, en un bar donde habitualmente no tienen el diario "El Pais", y además yo no suelo leer dicho diario. Pero no había otra cosa.... Benditas casualidades, porque me dejó impactado. El viernes 18 ya tenía en mis manos un ejemplar (ahora ya son tres, y otro pedido: uno regalado, otro en vías de ser regalado y otro para difundir el libro).

alaia dijo...

hola! soy de Pamplona y tengo muchísimas ganas de leer este libro. Voy buscando las piedras de colores por las librerías pero no las encuentro. La verdad es que no tengo ni idea de cómo llegué hasta este blog, pero tengo muchas ganas de conocer a Marta. Gracias a su familia por hacer posible este encuentro. Un beso para ell@s.

Anónimo dijo...

Bueno, pues anoche terminé el libro. Ya os escribí hace unos días diciendo que me había conmovido el artículo de El País, después compré el libro y lo he leído en dos noches hasta las mil. Sonámbula por la falta de sueño, llevo toda la mañana reflexionando sobre lo que leí y lloré con Marta. Sólo me sale felicitar a María y Lucas por su boda, decirle a Lucía que no pasa nada por ser tímida, confiar en que Paloma y Miguel Ángel hayan sido capaces de seguir en Pozuelo a pesar de que Marta terminó sus días sufriendo allí... y sobre todo pienso en Manuel ¿qué habrá hecho, Dios mio, después? Me da una pena.Siento que me he metido en vuestra familia, una familia española de aquí y de ahora. Es un testimonio valiosísimo, en el que se verá mucha gente reflejada.
Ánimo a quienes le conocísteis y sufrís su pérdida. Me imagino que os consolará ver cómo Marta exprimió sus días. Murió joven pero no desaprovechó ni un minuto. Abrazos. Sara Oñate.

Anónimo dijo...

Tenia muchas ganas de tener el libro en mis manos y en cuanto me fue posible no tarde nada en devorarlo. En un día ya me lo habia terminado. Yo creo que es un libro que llega a lo más fondo, que te hace pensar, plantearte cosas que tal vez nunca habias pensado, que te hace gritar a los cuatro vientos que quieres a tu familia, amigos... y que vida hay que vivirla al día, que no puedes dejar para mañana lo que puedas hacer hoy y que en la vida no hay hueco para los arrepentimientos.

Morgana dijo...

Acabo de ver una entrevista a Peridis en CNN+. Me ha impactado sobremanera y he decidido hacer dos cosas: comprar el libro lo antes posible y pasarme por este blog, que ha sido citado en la entrevista.

Retornaré para comentar mis impresiones tras leer el libro.

Un saludo a todos.

Anónimo dijo...

Sobremesa de una tarde de junio. Sentada en el sofá hago zapping.
Llama mi atención una entrevista que estan haciendo a Peridis.
Me conmueve tanto, que al terminar vengo al ordenador y al blog.
He llorado al ver los comentarios.
Mañana mismo compro el libro para regalarselo a mi nuera, Debora, mujer de la generación de Marta a quién seguro, gustara tanto como a mí.

Marga dijo...

Hola. Soy Marga, amiga de Marta. Me gustaría ver la entrevista a José María Peridis, pero no tengo canal satélite. Si alguien e vosotros que la haya grabado puede colgarla en youtube, se lo agradecería muchísimo!

Rafael Gómez Álvarez dijo...

Acabo de ver la entravista a Peridis en CNN+.
Muchas felicidades y mucha suerte.

Estefania dijo...

Vi la entrevista en la CNN en la madrugada del 10 de junio de 2007( domingo )Tengo 34 años, siempre me ha encantado leer y por diferentes motivos hace 1 año que no leo nada.
Estoy deseando que llegue el lunes para ir a buscar el libro... estoy seguro que me gustará.

Anónimo dijo...

Todavia no he leido el libro. He tenido conocimiento de su existencia, hoy domingo, tras ver la entrevista que le han hecho a Peridis... y mientras llega ese momento, solamente aspiro a tener una pizca de la serenidad, tranqulidad, valentia, naturalidad, y mil adjetivos que no caben en esta corta reflexion que quiero compartir con todos los que hayan sentido lo mismo. Gracias Peridis. Waldo

Job dijo...

Vi el libro por casualidad en el aeropuerto de Barcelona poco antes e partir a Túnez por motivos de trabajo.

Me llamó la atención el titulo y la fotografía de portada. No tenía ni idea de a lo que me iba enfrentar.

Ahora Marta se ha convertido en una valiosa compañera en este tramo final de mi estancia en este país. Justamente cuando ya no podía soportarlo más he encontrado un apoyo inestimable en estas paginas.

Pienso regalarselo a mi novia, mi abuela... y pasarlo entre toda la familia y conocidos.

ralmablog dijo...

Como no es mi costumbre, estaba ante la tele.Como osí acostumbro, me entregué a una fuga/zapping. De pronto, Peridis que hablaba en una entrevista. Dejo elmando en el suelo y me emociono al oirle hablar de Marta, su hija. El resto lo cuento aquí debajo -redireccioné este blog en el mío para que todos los que me visiten puedan acceder y conocer El libro de Marta. Solo abrazaros con el corazón. Gracias.ESTE ES EL PLIEGO SUELTO QUE VOLÓ
DEL LIBRO DE UN ABRAZO

Como la ola aquella, Marta, justo en la calle
del tren de la feria y las escobas.
Como andar por las tablas de la cera y del silencio
a la manera como se hizo por el mundo,
sin conformarse con los pilotos
automáticos del nihilismo.
Como seguir en la brecha alzando voz
por una vida mejor
para los que peor lo tienen en el mundo
-incluso por nosotros, Marta, los que leímos en Baroja aquello de
“la vida es así”
y, mira por dónde, a la vejez, trincheras,
nos la subimos, la frase, como bastón-amuleto-tapa-miedos-.
Como dolor y amor se empujan y entrechocan
hasta llevar navegando por las olas
el pliego suelto, le letra en cinta
de un libro que se irá auto-construyendo
unos segundos después de que se cierre el otro.

Como el orvallo de agua fina y resistente
(pasa Unamuno buscando a Tía Tula por la niebla).
Como cántaro al costado de la vida
que con hombros en torre levantamos
para llenarlo en la risa de la fuente –y viceversa-.

Como un carril de estrellas buscando siempre el horizonte
y el horizonte siempre buscando el primer plano
que es el bosque del mar y los manzanos,
con el único sentido –divinamente humano- que
al final nos queda: el del amor, dando sentido a nuestro norte.

Como la luna, redonda, roja y amarilla,
con una lágrima de azul por broche…

Como tu padre, Marta, la otra noche,
de pronto mi fuga/zapping, deteniendo,
de pronto diciéndote en la tele
con los brazos abiertos como un árbol
de luces y sombras
que se mece
estando quieto
en las cuatro esquinitas de este libro, Marta,
de este blog, de esta cosa volando, mariposa,
hasta poner mi pulso y mis temblores alineados
en estos renglones derechitos que te envío,
y este reloj sin tiempo de otras horas, sin usuras,
que mi madre hubiera sacado del pañuelo
revuelto de su día, que es hoy, trece de junio,
-se llamaba Antonia-
primer estante, al fondo, de su reino
secreto sin secreto o corazón de juguetes, Marta,
como este reloj que no anda, ni pita,
pero que aún late, a su manera,
para marcar las páginas del libro de un abrazo
y que también te envío…

Salvador Ramos Palomo

Anónimo dijo...

Vi el libro por casualidad hace dos semanas en la FNAC de Valencia. Hacía 2días que había muerto un compañero mío de trabajo de 33años en un accidente de moto, muerte que como podeis suponer me afectó y me hizo pensar en muchas cosas. El tema del libro me interesó, lei el prologo que me hizo llorar en la libreria..aunque debo añadir que Marta parece fuerte y con muchas ganas de vivir por lo que el libro no me está haciendo llorar mucho de momento (todavía no lo he terminado) sino admirar la fuerza, energía, seguridad de Marta. Marta vivió su vida da la impresión con mucha intensidad y de forma muy coherente. Tengo sólo un año menos que ella, por lo que me gusta ir leyendo sus cartas e ir comparando nuestras etapas..Yo he vivido hasta ahora una vida mucho más convencional que Marta, y admiro mucho su valor para realizar viajes sola, para ser siempre tan sincera, no tener miedo de expresar sus sentimientos, sus ganas de vivir.. Yo no sé expresarme bien, pero solo deciros que admiro mucho a Marta, que la lectura de sus cartas me está haciendo pensar mucho, querer ser mejor persona y aprovechar la vida con más intensidad. Todavía no he llegado al final del libro, todavía estaba bien Marta en junio de 2005... me entristezco sólo de pensar en Manuel. Espero que tanto él como el resto de su familia y amigos lo puedan ir superando como a ella le gustaría.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Conocí el libro hace una semana sobre la mesita del salón repleta de libros de mis padres, a quienes vine a visitar (vivo en Francia). Me atrajo la foto y comencé a ojearlo. "Es la hija de Peridis...", dijo mi madre.En dos noches me lo devoré.Os agradezco muchísimo que hallais superado el pudor de revelar lo más íntimo.Leer a Marta ayuda a ser más feliz.Tanto me impregné de vosotros, que he llegado a este blog buscando si Manuel tenía uno para mandarle un beso muy gordo, para felicitarle por haber sido tan amado!!.Desde ahora, para mi, Peridis pasa a ser " El padre de Marta Pérez..".

Anónimo dijo...

Esperaba a una amiga que llegaba tarde para entrar a ver una película en el cine cuando se me ocurrió entrar a ver los libros de una tienda. Siempre caigo en la tentación así que despues de ver unos cuantos, indecisa por ver que me llevaba, de pronto vi el libro de Marta.
Tengo 25 años, estoy estudiando lo que estudió Marta y, como ella, me considero una persona tímida pero bastante vitalista. A pesar de las muchas cosas que nos separan fue fácil para mi ver a primera vista el significado del libro. Y es ese Dios de las cosas pequeñas que siempre he tenido presente.
Descubrir a Marta ha significado mucho para mí. Me alegro muchísimo de haberla conocido de alguna forma. ¿Por qué ese libro y no otro? yo no había oído hablar de él, no lo estaba buscando. Estoy segura de que fue el libro quien me eligió a mi y no al revés, esas cosas que pasan...
Gracias Marta
Lucía.

Doctor Auster dijo...

Pues leyendo el maravilloso blog de "purisima y oro" que tanto me suele reconfortar.
Suerte

Anónimo dijo...

Hola !!

Soy Virginia, de Aguilar, una vecina :).
Estoy leyendo el libro y es conmovedor, animo a todos a que lo lean.

Un Saludo !!
Espero veros pronto

Anónimo dijo...

Haciendo zapping vi en la CNN que entrevistaban a Peridis, me conmovieron sus palabras y tomé nota inmediatamente del libro. No me ha defraudado, todo lo contrario, a sus 32 años me ha enseñado tanto Marta (yo tengo 48), que siempre os estaré agradecida a ella por ser como era y a su familia por quererla compartir.
Gracias

Raquel dijo...

He conocido el libro por mi tía, que me lo ha regalado este año por mi cumpleaños, ya que le tenía muy buena pinta y por lo que hablaba, le hizo gracia que la protagonista escribiera cartas, ya que es algo que tenemos en común, siempre me carteé con la gente a la que quería y ahora por la pereza de los demás, por e-mail, pero de alguna manera eso es lo que teníamos en común y así es como llegué a leer este libro que tanto me ha enganchado y creo que he aprendido bastante gracias a su protagonista.

Un saludo a toda la familia y amig@s de Marta.

Anónimo dijo...

voy a menudo a la biblioteca municipal donde me gusta perderme entre los libros, me dejo llevar y voy de un lado para el otro sin buscar nada en concreto, así descubrí este libro, lo tuve en mis manos con la intención de llevarmelo prestado, pero finalmente no lo hice.Hoy he descubierto este blog y esta tarde volveré a la biblioteca.

Francisco Pérez Andrés dijo...

Hola,

Conocí el libro porque mis padres son conocidos de Peridis y estuvieron en la presentación en Madrid. Lo he devorado durante las vacaciones y me está dando mucho que pensar. Marta y yo compartíamos muchas aficiones (fotografía, montañas, música...) pero su forma de entender la vida y de plasmarla por escrito me ha impresionado mucho.
He dejado una reseña en Dejaboo para colaborar en la difusión del libro que, sin duda alguna, merece la pena ser leído.

aldara dijo...

Hola, soy Belén y tengo 33 años. El otro día paseaba por preciados y entré en la FNAC, quería como cda verano comprar mi libro "del verano". Busqué y rebusqué, y vi la preciosa portada del libro de Marta, atrapó mi atención, y leí el resumen de la contracapa. No tenía ni idea de que iba ni de quien era Marta. Comencé a leer esa misma tarde y no pude parar. Acabé el libro en 3 día, y lloré y lloré. Primero porque soy oncologa, y lo que Marta pasó para mi es muy "familiar", y segundo porque Marta debió ser una perona extraordinaria en todos los aspectos. Cuando acabé, me faltaba más y busqué en internet encontré este blog. Ahora es como si Marta hubiese sido amiga mía, y me siento también como si me faltase un pedazo de vida.

Anónimo dijo...

Comparto con Belen, los sentimientos que deja lamlectura del libro de Marta, supone un antes y un despues ,por proximidad generacional te permite identificarte con ella, la verdad es un libro impresionante invita a la reflexión!!

Maura dijo...

Desde que leí el artículo de El Pais de un domingo, pensé que tenía que leer ese libro. Lo busqué en internet y lo encargué. Ahora es uno de mis libros de cabecera, que releo de vez en cuando, me ha hecho valorar más el presente, estar más abierta, más segura, ... no te he conocido Marta más que por tus escritos, pero te siento muy cercana.

Lorena Aguilar dijo...

Hoy estuve con Martu, la mamá de Manuel, el compañero de Marta. Ella fue a la casa de mi mamá a mostrarnos el libro que su hijo le mandó y que al fin tenía entre sus manos. Me fui directo a leer algunas de las cartas que Marta escribió para él, había tanto amor en esas líneas que era imposible no emocionarse.
Conozco a Manuel Alejandro, Ale para nosotros, desde niña. Una casa separaba la nuestra de la de ellos, acá en Santiago. Fue muy amigo de mi hermano José Luis, quien hoy tampoco está con nosotros, para mi sólo era un vecino. Pero cuando se fue a España comenzamos a escribirnos y a hacernos amigos, hoy lo siento mi hermano.
A través suyo conocí a Marta, sólo la ví una vez cuando visitó Chile y hablé un par de veces con ella cuando llamaba a mi amigo, pero siento conocerla tanto por todo lo que Ale me ha dicho de ella.
Durante mucho tiempo pensé en lo injusta que había sido la vida,en la mala suerte que había tenido mi amigo por perderla. Pero ahora, pienso que no fue mala suerte, fue una bendición para Ale que Marta haya entrado a su vida, aunque sea por el poco tiempo que fue, pero estoy segura de que él es ahora una persona aún mejor, gracias a todo lo que ella le dejó.
¡Que afortunado eres amigo-hermano!, no todos tienen la suerte de ser tan amado por un ser tan noble, por un ángel y eso siempre se va a quedar contigo.

Compañera dijo...

Hola a todos, yo fui una compañera de Marta del colegio, en Pozuelo. El otro día, escuchando la Cadena Ser, oí un anuncio sobre el libro y dije: ¡qué bien, la antigua compañera se ha hecho escritora! Pero luego, comentándolo con alguien, me explicó el motivo del libro y la desaparición de Marta. Me puso realmente triste. Aunque han pasado casi veinte años desde que dejamos el colegio, los compañeros de la infancia no se olvidan tan fácilmente. Tengo perfectamente grabada su cara, la de su hermana, su tono de voz de entonces como si fueran muy recientes. Me hubiera gustado haberla conocido también de mayor, seguro que hubiera merecido la pena, pero la vida siempre manda a cada uno por su lado. Dentro de nada me haré con el libro y la conoceré más, veré hacia donde evolucionó esa niña de la que siempre guardaré un excelente recuerdo de juegos en el patio, de horas de clase, de descubrimientos. Me parece una idea estupenda haberlo publicado. Gracias por él y abrazos a todos.

Anónimo dijo...

Conocí el libro a traves del reportaje de un domingo en el Pais; lo compré al poquito de leerlo pero hasta el mes no empezé a leerlo.
Ante todo gracias por permitirnos conocer y forma parte de grandes aspectos de su vida.
ha sido conmovedor, sus ideas y su valentía para enfrentar la enfermedad.
Un abrazo fuerte

Judith dijo...

Leí una reseña sobre el libro en algún periódico. Pasados unos meses, mirando libros en una librería de un pueblo de Barcelona donde vivo, me acordé que entre mis 'pendientes' estaba un libro con piedras en el título. Lo pedí y, oh! casualidad, lo tenían.
Lo deboré en un par de días. Y sólo puedo decir: Marta, encantada de conocerte. Muchos besos a su familia y amigos.

Anónimo dijo...

Como he dicho en otro comentario, me entere de la historia de Marta un domingo leyendo El Pais y supe desde el momento de terminarlo que tenía que comprar el libro en cuanto saliera.

Pude hacerlo la semana pasada, fue en el FNAC de Callao (Madrid) y he tenido que parar varias veces de leerlo pues la emoción no me dejaba seguir, lo leia mientras viajaba en el Metro y eran inevitables mis lagrimas en público.

Ana

Lna dijo...

El libro llego hasta mi de manos de mi madre, fue su regalo de cumpleaños. Lo recibi con esepticismo y pense que era como un Gran Hermano de la literatura, sin embargo me ha encantado.
Lo terminé ayer y he soñado con él esta noche, supongo que no es raro porque desde empecé a leerlo no he dejado de pensar en Marta. Quizá por eso he llegado tambien hasta esta pagina.
Marta describe perfectamte muchas de las cosas que yo siento y me ha hecho pensar que quizá las personas somos mas parecidas de lo q creemos.
Comparto su obsesion por viajar y podría haber descrito de la misma manera lo que me gusta que llegue el otoño. Pasear por Huertas los domingos mirando a la gente que comparte la calle es un placer y desde ahora lo hare recordando a Marta.
Un saludo solidario a su familia, que a traves de estas hojas se convirtió poco a poco en la mía.

Silvia dijo...

Me lo regaló una amiga a comienzos de este verano, con una hermosa dedicatoria que me parece aún más hermosa después de leerlo.

Lo he leido con reposo, negándome a leer en cualquier lugar. Leí en el campo, en la playa, siempre al aire libre.

Un homenaje al amor, la amistad y las relaciones fraternas.

Felicidades a los que habéis tenido el privilegio de conocer a Marta que ahora compartís con todos nosotros.

od dijo...

Compré el libro hace hoy un mes en el aeropueryo de Madrid. Ayer otra vez en el aeropuerto de Madrid lo terminé.
Durante este mes he leído el libro a ratitos y cada vez que lo hacía mi vida tenía algo más de sentido.
Gracias por compartir con TODOS a Marta.

Débora

Nuria dijo...

Conocí este libro por manos de su padre, el día que lo ví en la tele hablando de él,me emocionó mucho, sólo el título del libro dice tanto, continuamente digo hay que vivir cada día disfrutando las pequeñas cosas que nos ofrece y que a veces no vemos..Me lo compré por internet esa misma tarde sin pensar en que llegaría dos meses más tardes, en esos dos meses mi amiga del alma, mi hermana, le detectaron un tumor cerebral maligno, empecé el libro de Marta pero tuve que dejarlo, el mismo tratamiento que mi amiga me hizo dejar de leerlo, me parecío tan buena idea su publicación que lo recomendé a mucha gente....continuaré pero ahora se me hace difícil hacerlo....muy difícil, un abrazo a la familia

Anónimo dijo...

Conocimos el libro por una entrevista que se hizo en televisión a su padre, Peridis.
Nos ha encantado

pilar dijo...

Hola Mariuca!
Soy Pilar,Marta entró en mi vida, porque mi hermana María, como excusa de mi santo me regalo el libro. ( Llevaba meses hablandome de el). Conocí el blog, porque, busque en internet a tu papa, y le pedi a un amigo de él que le pidiera autorización para que me pusiera en contacto con vosotros. Tu Padre accedió, y a partir de ahi, ha habido una serie de correos de idas y vueltas, que me han traido hasta aqui. Marta esté en mi, es un poco yo, estoy segura de que en alguna ocasión estuvimos en el mismo sitio de hecho, casi con total probabilidad.En fin, A todos los que ya habeis leido a Marta no os descubro nada nuevo, pero de verdad, a toda la familia, millones de gracias por tener el arrojo de tirar palante con esto.
Un abrazo inmenso.

Anónimo dijo...

Soy la primera seguidora sin haber leido aun el libro.
Una amiga de mi hermana me contó la historia que desembocó en la publicación de este libro.
Mi hermana se llamaba Marta y nos dejó hace diez meses por el mismo motivo. Su paso por la vida duró 31años y, los que han leido el libro, me dicen que pasó por ella de una manera muy similar a su "autora", incluyendo su enfermedad y su final.
Mi Marta también escribió mucho...
En cuanto esté preparada leeré el libro, aunque, os lo aseguro, ya soy una de sus seguidoras.

Ana dijo...

Hola
Yo supe del libro por el articulito de El Pais, Marta y yo nacimos en 1973 y aunque pense que seria un poco "morboso" me dieron ganas de leerlo en seguida y lo encargue en la libreria. Ahora estoy con el, Marta a punto de leer el proyecto, a punto de reencontrarse con Manuel en Madrid y ahi todavia. Creo que este libro la mantendra viva siempre, porque siempre habra alguien leyendolo, es una maravilla, escribia fenomenal y tenia mucha vitalidad.
Me he sentido identificada en muchos momentos del libro, pensando en nuestra edad entonces, en donde estaba yo, donde ella, hasta me la he cruzado paseando por Madrid abrigada en invierno...
Gracias por compartirla

Clara dijo...

Una amiga me regaló el libro por mi cumpleaños con una dedicatoria que decia algo así como: espero que este libro te guste tanto como a mi.

He terminado de leerlo hace un ratito y, todavía con lagrimas en los ojos, solo puedo decir GRACIAS!! Me ha emocionado muchisimo conocer aunque sea un poquito a Marta (ella tendría ahora un año mas que yo) y sobretodo, me ha hecho reflexionar sobre la importancia de disfrutar del dia a dia, de VIAJAR, con mayusculas, como escribía ella... y que la felicidad está en cosas minusculas que con este día a día tana ajetreado que tenenmos todos ni nos paramos a mirarlas.

Un beso muy muy fuerte
Clara

hurior dijo...

He conocido el libro gracias a la revista Foresta. Soy Ing. Téc. Forestal y esta es la revista del colegio. En la revista viene un artículo sobre el libro y al buscarlo para comprarlo he encontrado el blog.
Lo iba a comprar ya, pero al leer el blog y saber a donde van los beneficios del libro, con más razón.

Un abrazo para José María y otro para el resto de amigos de Marta.

Un saludo.

Hugo Riquelme
Ing. Téc. Forestal
http://www.alicanteforestal.es

Marta dijo...

Hola, mi nombre es Marta soy española y vivo en Chile desde hace unos años, estas navidades mi mejor amiga en España me regaló este libro, al principio me sorprendió pero una vez dentro del libro me fascinó, me acordé de nosotras, de nuestras cartas, de los viajes de mi amiga por el mundo, de Chile y de la enfermedad ... lo que pudo ser y no fue... Solo deciros que lloré como si la conociera de toda la vida, como si fuera mi amiga, que yo creo que es amiga, confidente, hermana, etc. de tod@s los que hemos leído el libro. Gracias por compartir esa maravillosa vida, esa inteligencia, esa sensibilidad y esas experiencias; es un acto de generosidad por vuestra parte inmensa. Un beso muy fuerte para todos los que nos habeis hecho participes de vuestra vida, desde el fin del mundo.

Duenda. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

He descubierto este libro a traves de una amiga, y esta a su vez a traves de otra.
Lo estoy leyendo y me esta emocionando y gustando mucho.Y eso que acabo de empezarlo!!!
Mi amiga Merche, me había hablado de él mucho y me aseguraba que debía leerlo porque me encantaría. A ella se lo había prestado otra amiga con los mismos argumentos. Hasta entonces desconocía de su existencia.
Cuando mi amiga se lo estaba leyendo me hablaba tan fantasticamente de este libro que intente comprarlo, sin exito.
No lo encontre en varias de la librerias en las que pregunte. Asi que, al final me lo ha prestado.
Ahora que se, que el dinero recaudado va para una buena causa, me apena no haberlo podido comprar.
¿Se podría remediar de alguna forma,??
Gracias.

Anónimo dijo...

conocí el libro por el artículo que se publicó en su momento en El País allá por mayo del 2007 (??). me llamó la atención desde el principio, así que se lo pedí a los Reyes Magos, y supongo que harían su magia por la fnac o La casa del libro, no lo sé. Se lo recomendé a una amiga y ha tardado mucho en encontrarlo porque no estaba en ninguna parte, creo que al final lo encargó en La casa del libro o El Corte inglés


Rafa

silvia dijo...

Hace poco más de un mes me enteré del fallecimiento de Marga por casualidad y cuando aún no me había repuesto, me entero del de Marta. Ambas eran compañeras mías de Forestales, no eramos amigas, pero compartimos cosas en los años que estuvimos en la Escuela: viajes de prácticas, el viaje a Praga, amigos comúnes, la venta de pinos...estoy muy afectada, no puedo dejar de pensar en ellas y en lo injusta que es la vida. No tuve la oportunidad de conocerlas a fondo en la Escuela, pero espero al menos acercarme a Marta un poco más a través de su libro.
Un beso muy muy grande a sus familias, de todo corazón.

Silvia

Anónimo dijo...

Hola a todos! Encontre el libro de Marta en un mercadillo de Barcelona (St. Antoni) y que quereis que os diga... lo encuentro extrano a ratos-siento como que estoy husmeando en la correspondencia de alguien- pero me hace tambien reir, me hace reflexionar, y me siento taaaaan identificada con sus dudas, y anhelos, y suenos... sera porque tengo 31 anos y soy de su misma generacion?
Eso si.. Marta me ayuda a apreciar mi vida muuucho mas... me encanta cuando dice que "le pedimos demasiado" a la vida.. pues claro que si, Marta, Claro que si! tienes toda la razon!
Pues nada, que de vez en cuando me encuentro pensando en ella, o incluso hablandole desde dentro... no es esa la mejor manera de que ella no muera nunca?????????f
ef

Anónimo dijo...

Hola, soy de Castellón.Me regalarón el libro por el titulo, mi hermana no sabía de qué iba y como a mí me gustan las piedras....
Cuando leí de qué iba casi lo devuelvo, pues mi padre ha fallecido tambien de cancer y no tenía ganas de leer algo sobre el tema y menos de una persona que lo había escrito sin intención de publicar; me parecía ofender su intimidad, un abuso por parte de su padre.
Pero empecé a leerlo,colocado en la mesita de noche, antes de dormir, me leía unas cuantas cartas, empecé a conocerla, a ella, a sus amigos y a su querídisima familia.(Incluso había un enlace, conocíamos a personas que se "fuerón" en el albergue de la Todolella)
Ayer acabé el libro, llorando como ya me imaginaba,emocionada pero con el sentimiento de dar GRACIAS a todos los que han contribuido en este "manifiesto" tan vital.
GRACIASGRACIASGRACIASGRACIASGRACIAS

Loreto dijo...

Compre el libro hace dos anos, en una feria del libro en retiro, en Madrid. Estábamos de luna de miel mi marido y yo.

Al principio me llamo la atención el nombre, luego la forma en que la presenta Mica a Marta .. "esta es mi mejor amiga y no habla", es que a mi marido me lo habían presentado de la misma forma.. "este es Eduardo y no habla".

No volví a tomar el libro hasta el momento en que preparaba mi maleta para estas vacaciones. Era el libro que necesitaba.

Pensé que seria triste, pero fue un hermoso viaje junto a Marta. Que mas coincidencias? Vine de vacaciones a México y soy chilena. Tengo la misma edad que tendría ella y nací en diciembre.

Sus relatos me hicieron recordarme como era en mi juventud, lo mucho que me gusta viajar, lo bello de las cosas simples, lo importante que son los amigos, y lo que una vez me dije a mi misma "recordar no olvidar" lo hermosa que es la vida, lo afortunada que soy.

Este libro me ha invitado a recuperar un viejo habito, el de escribir y a tener presente que la vida se vive para disfrutar de la simpleza de las cosas. Sin rollos ni complicaciones, así como lo pone Marta en su ultimo dictado.

Gracias por hacer el libro realidad, gracias a Marta por este regalo, gracias a uds. que están detrás de todos esto y me han permito conocer un poco de ella.

Ojala este mensaje les llegue, Marta sigue viviendo entre todos quienes la leemos.

Loreto

Jose Antonio dijo...

Lo tengo pedido en la FNAC, así que me llegará en un par de semanas (llego un par de años tarde, en su momento lo ví en el periódico y no le presté más atención). El caso es que el sábado un amigo me lo recomendó en una cena con otros amigos que también lo habían leído. Su frase: "La de lágrimas que eché leyéndolo", me llegó al corazón, así que ahí estoy, a la espera de que me llegue el ejemplar para empezar a leerlo.

la maria dijo...

Hola!!
Lo acabo de terminar asi que nose qué ni cómo me saldra esto que voy a escribir...
mi madre me hablo de un libro o de un blog que se llamaba "una piedra roja,..." hace un año aproximadamente y el otro día curioseando en una libreria(de Palencia) en una estanteria lo encontre (o me encontro)... me alegre por poder dar esa sorpresa a mi madre pues en estos momentos necesita nuestro amor y atención más que nunca.
Aunque lo compre principalmente para que ella pudiese leerle lo he hecho yo primero... Me he sentido muy identificada con Marta, su forma de ser, de ver la vida,... y me a recordado la importancia de las pequeñas cosas, de valorar TODO lo que tenemos,...
He echado de menos fotografías de ella y alguna tomada por ella...
Me ha emocionado, me ha enseñado y recordado muchas cosas fundamentales y estoy segura que me va a ayudar a soportar mi momento actual...
Gracias.

marisa dijo...

Aún no he terminado de leérmelo,me queda la tercera parte.Supe de este libro a través de mi padre que fue uno de los carpinteros que restauró el piso de Madrid de Marta,y como apoyo a la familia mi padre lo compró y está dedicado por Peridis.Todo un lujo.Ya os contaré que me ha parecido el final.

* Esta foto...

...es de un sitio maravilloso entre los acantilados del mar Cantábrico y las montañas de Asturias, que tanto quería Marta. Pintamos tres piedras con los colores rojo, azul y amarillo, y las dejamos allí la mañana en la que esparcimos sus cenizas.

La idea del libro

La idea del libro, indirectamente, fue de Marta. Ella comenzó a dictar, en el hospital, lo que iba a ser una novela más o menos autobiografica. Solo le dio tiempo a dictar el principio a su madre, y el final, a su novio. El resto lo dejó incompleto... o eso pensamos al principio, hasta que después de que surgiera la idea de juntar sus cartas, emails y sus diarios nos diéramos cuenta que ya había narrado poco a poco, la totalidad de su vida. Al principio sólo queríamos editar unos cuantos ejemplares para la familia y amigos, para poder conservar su memoria y así recordarla en toda su esencia. Lo que en ningún momento se nos pasó por la cabeza fue que nos íbamos a encontrar un libro que teníamos que compartir. Y éste es el resultado.

El porqué del título del libro

“Una piedra roja, una piedra azul, una piedra amarilla” es la frase con la que Marta había pensado terminar un relato sobre su vida. Estas palabras tienen sentido a través de una anécdota que su amiga Jara nos contó algún tiempo después de que Marta nos dejara. En unas vacaciones que compartieron en la playa de Lagos (Bueu), se divertían observando las figuras que las piedrecillas de colores formaban al adherirse a su piel. Para Marta esto era una metáfora de cuánto nos puede hacer disfrutar algo tan sencillo, que como tantas otras cosas en la vida, pasan fácilmente inadvertidas. Esto es lo que, en definitiva, intenta transmitir el libro: una oda a las pequeñas cosas.

(la foto es de las sandalias de Marta en la playa de Lagos)

Las palabras de:

JOSÉ SARAMAGO

Estas páginas son un retrato moral. Publicarlas es el mejor homenaje que se le puede rendir a ese ser humano realmente excepcional, realmente extraordinario, que se llama Marta Pérez Martín. A alguien que ha callado para siempre, este libro le ha restituido la voz, y no solo la voz, también una otra forma de presencia, una memoria activa, casi una respiración. La mujer que escribió estas cartas no era una persona común. No llegué a conocerla en vida, la conozco ahora. Sé que volveré a leer lo que Marta escribió durante su enfermedad: pocas son las veces que nos encontramos ante un ejemplo tan cabal de valentía y de dignidad.

JOSÉ LUIS SAMPEDRO

Marta vivió con prisa para vivir mucho y ardió en una llama que sigue iluminándonos. Entre miedos y audacias avanzó sonriendo imperturbable, conquistando altas cumbres y afectos verdaderos. Siguió sonriendo mientras el dios de sus amadas montañas se la llevaba más allá de las cumbres.

ANDRÉS TRAPIELLO

Decía Cervantes: “lo que se sabe sentir, se sabe decir”, y sentido y vivido está este libro como pocos. Todo su misterio es la naturalidad con que está escrito. Su naturalidad y su fe en la vida. O sea, su hondísima alegría.

ALFREDO CONDE

Ayer por la noche comencé a leer el Diario de Marta y conmocionado por su lectura dormí soñando con él. El texto descubre a un ser humano excepcional. Por los valores que transmite, entre ellos el literario, debéis editarlo, debéis editarlo para más gente que para vosotros.